Los autónomos se pueden jubilar a los 67 años después de haber durante los últimos 25 años. Si se quiere cobrar toda la prestación, el autónomo deberá haber cotizado 37 años.