Son las dos grandes opciones que tiene el desempleado que quiera darse de alta como autónomo, aunque ambas son incompatibles entre sí.

  • La capitalización te permite, siempre que reste al menos tres meses por abonar, hacer efectivo hasta el 100% de las cantidades pendientes de cobro. Tendrás que elegir si el destino es dinero efectivo, que obligatoriamente deberás emplear en el pago de inversiones dedicadas a la actividad o al pago de cuotas de la Seguridad Social.
  • La compatibilización, te permite durante los primeros nueve meses (270 días) seguir cobrando la prestación de desempleo, en función del tipo de actividad que se vaya a desempeñar.

Si tienes derecho a más de nueve meses de desempleo, la parte no cobrada por compatibilización no se podrá capitalizar, sí se podría recuperar si pasa de nuevo a las listas del paro en los cinco años siguientes.

Para poder cobrar el paro es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social y al corriente del pago de todas las cuotas.
  • Haber cotizado, como mínimo los 12 meses inmediatos al cese de actividad, lo que te dará derecho a dos meses de subsidio por el importe del 70% de la base reguladora. Si has pagado más de 48 meses de cuota de autónomo, solamente tienes derecho a un máximo de 12 meses.
  • No haber llegado a la edad de jubilación.
  • Participar en formaciones que el Estado organice y tener una actitud activa buscando oportunidades laborales.
  • No tener ninguna incompatibilidad de las previstas en el Art.342 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social.
  • Que los motivos para el cese se justifiquen y demuestren debidamente. En caso de ser por pérdidas económicas, deberán mostrarse documentos en los que se pueda demostrar que son superiores al 10%.